Científicos españoles y su dispositivo que detecta el COVID-19

Científicos españoles y su dispositivo que detecta el COVID-19, sobre áreas de cristal, plástico y otro tipo de superficies.

La propagación por vía aérea del coronavirus es un tema que levanta una relevante polémica aún en estos días. Aunque, mucho se ha discutido ya con respecto a esta pandemia. Ella azota a casi dos centenares de países del mundo.

Por tal motivo un grupo de investigadores españoles, específicamente del Instituto Murciano de Investigación Biosanitaria, IMIB, realizaron un estudio profundo de detección. Con el cual determinar el alcance de la transmisión aérea del virus. Especialmente en pacientes con infección de coronavirus, utilizando el dispositivo creado, “trampa COVID-19”.

Esta investigación incluía el registro de la observación de diversas superficies intactas, sin haber sido manipulada por el hombre. Este dispositivo detecta la presencia de SARS-CoV-2, aunque las superficies no hayan sido tocadas. La primera prueba se llevó a cabo en ambientes reales (no en un laboratorio controlado).

En una habitación de un centro hospitalario se obtuvo el primer resultado positivo por COVID-19. Se dispuso a más de un metro de distancia sobre la cama del paciente afectado, sugiriendo con esto, una inminente transmisión aérea.

¿En qué consisten estos dispositivos “trampas COVID-19”?

Está compuesta por una serie de diversas superficies contenidas en cajas y protegidas por una malla de plástico para evitar que puedan ser tocadas. Según un artículo publicado en una revista científica (Science of total Environment) las trampas probadas en la investigación fueron capaces de retener el virus. En dos tipos de superficies, el cristal y el plástico, demostrando con esto la existencia de transmisión por aerosoles.

Los científicos alcanzaron analizar 42 muestras de hisopos obtenidos de seis diferentes superficies, dispuestas en las habitaciones del mismo número de pacientes positivos de COVID-19. La técnica aplicada de RT-PCR para poder evaluar la existencia del virus y su permanencia en cada segmento. Las pruebas se recolectaron a las 24, 48 y 72 horas de seguimiento.

Científicos españoles y su dispositivo que detecta el COVID-19

Científicos españoles y su dispositivo que detecta el COVID-19

Funcionabilidad de estas trampas

Según las observaciones realizadas por los científicos, el alcance de estos dispositivos es relevante. Debido a que podrían servir como instrumentos de detección precoz del COVID-19. Los cuales podrían ubicarse en diversos espacios públicos cerrados, tales como hospitales, centros de educación, o las áreas internas de locales de ocio.

El beneficio inmediato de los dispositivos, sería el significativo ahorro de los test masivos. Con ello no se requerirán, gracias a estos detectores. Las pruebas se realizaron en las habitaciones del Hospital Clínico Universitario Virgen de la Arrixaca en el Palmar en Murcia. En pacientes con la enfermedad de COVID-19 confirmada. Se aplicaron en diferentes niveles de desarrollo o de carga viral.

Los pacientes estudiados se encontraban ubicados en dos salas. La unidad de cuidados intensivos (UCI) y en una unidad de sala COVID-19 (CWU) de este Hospital Clínico. Lo que arrojó una localización positiva en una de las habitaciones tras 72 horas de haber sido ubicado el dispositivo en la sala.

Confiabilidad de los dispositivos

Los pacientes o el personal sanitario asignado en dichas estancias no podían tocar las superficies dentro de los dispositivos. De allí parte de su confiabilidad. Por lo tanto, es evidente que la transmisión del COVID-19 se ocasionó sin lugar a dudas, por la transferencia vía aérea.

Este resultado evidencia que la capacidad de transmisión del virus mediante aerosoles es elevada. Esto debido a que el aire de las habitaciones del Hospital de la Arrixaca es renovado una vez por minuto. Siendo tomado todo el aire del exterior, o sea, no es reciclado.

Las superficies que arrojaron resultados positivos estaban en la sala de un paciente con una alta carga viral y con gafas nasales. La relevancia de esto estriba, que otro paciente en la misma carga viral, pero sin el tipo de gafas nasales, no dio positivo. Las superficies que se encontraban en su habitación no se vieron comprometidas.

Estas observaciones, aunque sean preámbulo de la investigación realizada, has señalado la relevancia de la transmisión vía aérea del virus SARS-CoV-2, en espacios cerrados. Pudiendo permitir despejar algunas interrogantes que existen con respecto al comportamiento de la infección. Estas apreciaciones es lo que han expresado los investigadores.

Científicos españoles y su dispositivo que detecta el COVID-19

Alto riesgo de transmisión por vía aérea

Los científicos han expuesto que los resultados de las pruebas realizadas demuestra el alto riesgo de transmisión por vía aérea. Aunque no se debe considerar como el único medio. Debido a que este se transmite por diferentes medios. Por lo cual, este estudio ya se encuentra en una segunda fase de investigación, para ampliar las observaciones realizadas y obtener mayor certeza de la misma. Intentando precisar si las gafas nasales podrían favorecer la formación de aerosoles y con esto la propagación del virus.

A pesar de todas estas observaciones realizadas los investigadores solicitan que no dejen de lado las indicaciones de la Organización Mundial de la Salud, OMS. Ellos siguen recomendando el continuo lavado adecuado de las manos. Mantener distanciamiento social y el uso imprescindible de las mascarillas. Para evitar lo más posible contagiarse del virus, cualquier medida de prevención es poca.

Últimos comentarios

  1. Pingback: Las mascotas y el seguro de vida diciembre 30, 2020

Venga deja una respuesta

Este sitio web utiliza cookies política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies