Si quieres ver a Dios, envíale un WhatsApp mientras conduces

El esfuerzo de un sacerdote español para que la gente apague sus teléfonos durante la misa es un éxito en los medios sociales

Un curioso cartel cuelga en la puerta de la iglesia de San Pedro de Ramallosa, en el noroeste de Galicia. La información en el letrero no tiene nada que ver con los horarios de las misas o los avisos sobre los próximos eventos religiosos.

El sacerdote, Xosé Manuel Lence, estaba enfermo y cansado de oír el timbre de los teléfonos celulares dentro de la iglesia, y parece que ha encontrado la manera perfecta de ponerle fin, mientras que al mismo tiempo ilumina a los feligreses sobre su relación con el Señor.

Cuando entres en esta iglesia, es posible que escuches el “llamado de Dios”, pero es muy poco probable que te llame hoy a tu celular”, dice el mensaje, escrito en gallego. “Gracias por apagar el teléfono”.

Hay una nota adicional de ironía en el mensaje final, que alude a una de las principales causas de los accidentes de tráfico: “Si quieres HABLAR con Dios, entra, escoge un lugar tranquilo y habla con él. Si quieres VER a Dios, envíale un WhatsApp mientras conduces”.

El consejo humorístico llamó inmediatamente la atención de los residentes locales, y a partir de ahí se difundió en los medios de comunicación social.

La parroquia de A Ramallosa tiene una población de solo 4.788 habitantes, pero es un destino tradicional de verano para los que viven en el área metropolitana de Vigo. Hasta ahora, el mensaje del sacerdote parece haber ganado apoyo.

“Tiene razón”, dice Milagros, que dirige uno de los cafés más concurridos de la aldea. “Creo que es una falta de respeto cuando la gente no apaga sus teléfonos cuando entran a la iglesia, porque es muy molesto, especialmente para el sacerdote. Entiendo por qué ha tomado medidas”.

El sacerdote dice que no esperaba tal impacto de su mensaje, y que las únicas personas a las que quería llegar eran sus propios feligreses.

“Utilicé el humor para concienciar sobre el hecho de que ser tan dependiente de este dispositivo no es algo bueno”, dice. “Y no solo estoy hablando de la iglesia; también tienes que apagarla en los espacios públicos porque es un sonido molesto.”

“Debemos evitarlo si podemos”, concluye. “No deberíamos usarlo para reemplazar una buena conversación cara a cara.”

Venga deja una respuesta

Este sitio web utiliza cookies política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies