Sabías que hay 72 bares en tan solo 1000m de la Calle Ponzano

Uno de cada dos locales comerciales en Ponzano es un local de bebidas o de comidas. A los visitantes les encanta, pero los residentes locales están desesperados por encontrar soluciones al constante ruido y a las multitudes.

Esta es la historia de una calle residencial de Madrid que se ha convertido en un parque temático. Es la carretera más caliente de la capital según Lonely Planet, cuya guía de Madrid la describe como “llena de bares de tapas y cocteles en el barrio madrileño de Chamberí,  se ha disparado en los últimos años”.

Uno de cada dos locales comerciales a lo largo de este tramo de un kilómetro de la capital es un bar. No bromees: hay 72 en total. En 2008, los bares constituían el 34% de la actividad comercial de la calle, pero ahora esa cifra se sitúa en el 49%. Y están abiertos de lunes a domingo. Su éxito es tal que hay líneas fuera de algunos de estos lugares solo para conseguir una cerveza o una copa de vino.

Pero mientras que los bares son bulliciosos, los residentes se ponen nerviosos, hartos del ruido implacable. El espacio de estacionamiento también se ha convertido en un problema, sin mencionar el aburguesamiento del área y las estrategias de los propietarios para expulsar a los inquilinos a largo plazo en favor de los turistas.

“El aumento de los bares está empujando a otros negocios locales y va a terminar empujando a los residentes”, dice López de la Sen, “ha sucedido gradualmente. Hemos sido conscientes de ello, pero se ha salido de control. Es difícil imaginar los problemas que trae el’ponzaning'”.

Ponzaning es un término acuñado hace unos años por los empresarios de la zona para describir las actividades de beber, comer y divertirse, que definieron como “una tendencia” y “una filosofía”. Pero la calle Ponzano no siempre fue sinónimo de moda. Mientras que el chef y panelista del MasterChef Pepe Rodríguez, estrella de Michelin, posiblemente impulsó su popularidad en 2015 cuando dijo: “Dos de mis restaurantes favoritos están en esta calle”, refiriéndose a El Doblado y Taberna Averías, el punto de inflexión para el barrio probablemente ocurrió 10 años antes cuando el restaurante Sudestada abrió sus puertas aquí. Hasta entonces, la calle Ponzano estaba al margen de la famosa escena de bares y restaurantes de Madrid. Casi al instante, Sudestada se convirtió en un éxito rotundo, con la chef Estanis Carenzo recibiendo elogios no sólo de los clientes sino también de otros chefs como Dabiz Muñoz de DiverXo.

cafe en la calle

En 2013, la Academia de Despiece abrió con su adyacente Sala de Despiece, que ofrecía una innovadora combinación de cena y clase magistral de gastronomía. Dos años más tarde, apareció La Contraseña y en julio de 2016, la calle fue absorbida por las Fiestas del Carmen, consolidando su reputación de “caliente”.

“El problema era obvio entonces”, dice Pilar Rodríguez, de 68 años, portavoz distrital del Partido Socialista (PSOE) y residente de 30 años en la zona. Rodríguez puede escuchar el ruido en Ponzano desde su casa en Alonso Cano.

Bares nuevos

Al principio, los nuevos bares fueron bienvenidos, y a Rodríguez, un farmacéutico, le dijeron a los lugareños hace 15 años que era un alivio ver los diferentes negocios que llegaban a la zona. Al fin y al cabo, se trataba de un barrio con una de las mayores poblaciones envejecidas de Madrid. De hecho, todavía lo es: hay 220 residentes mayores de 65 años por cada 100 menores de 16 años. También es la zona con más mujeres residentes: 78.140 mujeres a 61.308 hombres. “Hace muchos años, la calle Ponzano necesitaba una inyección de vida, pero esto es demasiado”, dice Rodríguez, quien también forma parte de la Junta de Ruido que se creó en 2015. “Lo que necesitamos ahora es un poco de paz y tranquilidad.”

Hace cuatro años se abría un nuevo bar cada dos meses, y ahora hay un abrevadero cada 15 metros. Según un informe de la consultora inmobiliaria Gesvalt, tiene más bares y restaurantes (49%) que Gran Vía (29%) y Fuencarral (13%). El fenómeno es una cara de la moneda, mientras que la otra es el cierre de los pequeños minoristas después de décadas de lucha. En la Comunidad de Madrid se ha producido un descenso del 3,5% en el negocio local desde 2014, mientras que el número de establecimientos de alimentación y bebidas ha aumentado en el mismo periodo en un 1,2%.

Pero las tiendas locales de mamá y papá que venden ropa, productos electrónicos o anteojos tienen más que bares a los que culpar.

La calle Ponzano está sufriendo la misma transformación que Malasaña y Chueca, con bares que sustituyen a las tiendas locales.

Pero en la calle Ponzano, incluso algunos de los lugares originales que desencadenaron la tendencia han dejado de funcionar, como la emblemática Sudestada, que cerró en 2017. El más reciente es el Lambuzo, especializado en cocina gaditana. El vacío se llena rápidamente con cadenas de restaurantes y bares de cócteles.

Pero algunos de los grupos más pequeños siguen prosperando, como Charnela, cuyo dueño Alejandro Yravedra se especializa en cocina con ingredientes de cosecha propia. Yravedra ha soñado durante mucho tiempo con crear un negocio de alimentos y bebidas y ha invertido todos sus ahorros en una calle con un buen futuro, tal y como él lo ve. “Hay una razón por la que la gente importante con dinero está invirtiendo aquí”, dice.

Según los vecinos, estas “personas importantes” son fondos de inversión y grupos empresariales como Larrumba, Lalala y La Máquina. Muchos de los nuevos establecimientos de Ponzano pertenecen a estas tres corporaciones y su éxito se debe al turismo, la economía y los fondos.

“Ponzano no sólo se ha vuelto loco, sino que casi no queda ningún lugar donde se pueda conseguir comida decente”, dice Rocío Borobia, una residente que tiene un local comercial aquí. “Muchos de los bares y restaurantes ya ni siquiera instalan rejillas de ventilación porque no cocinan”, añade, refiriéndose al hecho de que muchos traen comida precocinada que simplemente recalientan.

La familia de Rocío Borobia se trasladó a Chamberí en 1953, cuando sus abuelos tomaron un apartamento en la esquina de Santa Engracia y Ponzano y establecieron una tabaquería, que luego funcionó como papelería y tintorería. Pero mantenerse a flote era una lucha y, después de 15 años, decidió alquilar el local, aunque lo haría bajo sus propias condiciones. “No había manera de que yo quisiera que alguien instalara un bar allí”, dice.

Se pasaron meses buscando una inquilina y estudiando un mercado que le daría entre 6.000 y 10.000 euros al mes en alquiler si cedía y alquilaba a un bar o restaurante, más del doble de cualquier otra actividad.

“Soy muy crítica con lo que está ocurriendo en el barrio, por lo que no quiero contribuir a su deterioro”, dice Borobia, quien finalmente dejó su lugar el pasado mes de diciembre a una librería-estacionaria. “Este barrio tenía muchos negocios: ferreterías, panaderías, tiendas de comestibles… Es una zona con mucha gente mayor, y muchos de ellos se pasaron la vida al frente de estos pequeños negocios. Pero cuando se jubilan, sus hijos no quieren continuar con el negocio o no pueden, porque no hay dinero en ello. Así que la gente alquila el local o lo vende sin preocuparse demasiado por lo que le pase. Pero me importa la zona”.

¿Su solución? No expida más licencias para bares y restaurantes.

Venga deja una respuesta

Este sitio web utiliza cookies política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies