Fabrica tu ambientador casero con suavizante

Los suavizantes para la ropa cumplen una función muy importante dentro del ciclo de lavado de nuestras ropas, al adherirse a sus fibras, otorgándoles mayor suavidad y volumen, mientras reduce la presencia de estática. Otro apartado en el que ese tipo de productos resulta particularmente útil, es en otorgar deliciosos aromas a las telas, mediante los perfumes que normalmente se incluyen en sus fórmulas. Por lo general, dichas esencias suelen provenir de una o varias especies florales, así como de frutos silvestres, los cuales aportan una sensación de frescura y limpieza, que perdura durante bastante tiempo.

En la actualidad, hay personas que han optado por aprovechar al máximo los diversos aromas de los suavizantes, utilizándolos para contrarrestar posibles malos olores, que pueden proliferar en algunas áreas del hogar, así como en sus lugares de trabajo, e incluso, coches. Y esto lo han logrado, solidificando el suavizante, a través de distintos procedimientos, y colocándolo en el lugar que se necesite, como si se tratara de una especie de ambientador. Esta es una opción que no resulta muy costosa y que garantiza un prolongado período de acción.

A continuación, vamos a ilustrar los pasos que debes seguir para la elaboración de tu propio ambientador casero con suavizante, utilizando pocos ingredientes e implementos, para que ahorres algún dinerillo, mientras garantizas que tú y tus seres queridos, disfruten de espacios libres de malos olores. Sin embargo, antes debemos sugerir que evites utilizar productos de aromas fuertes, pues estos pueden “saturar” nuestro olfato, haciendo que nos aburramos rápidamente de ellos.

Preparación

En primer lugar, deberemos verter una cantidad de 200 ml de suavizante, en un recipiente de vidrio o cerámica resistente. Luego debemos introducirlo en el horno microondas, por un período de tiempo de un minuto o minuto y medio, para que absorba suficiente calor, sin llegar a hervir. La cantidad de tiempo exacta vendrá determinada por la potencia del electrodoméstico. Para el caso de los más potentes, se recomienda no exceder de los 60 segundos.

Si no contamos con un horno microondas, no hay ningún problema, pues podemos calentar el producto sobre los quemadores de la cocina utilizando un cazo. De igual modo, deberemos procurar que se caliente bastante sin llegar a punto de ebullición.

Independientemente de la forma como hayamos calentado la sustancia, a continuación, deberemos introducir en el recipiente 5 hojas de gelatina sin sabor (equivalentes a aproximadamente 15 gramos de gelatina en polvo) y batir hasta obtener una mezcla homogénea. Seguidamente, deberemos vaciarla en el molde que cuente con la forma que le queremos dar a nuestro ambientador y refrigerar por unas 5 a 6 horas. Luego deberemos desmoldarlo, y ¡listo! Ya tenemos nuestro tan ansiado aromatizante sólido.

Recomendaciones

  • Este ambientador puede colocarse en áreas como la cocina, los baños, armarios y otros lugares en los que puedan liberarse olores desagradables.
  • Cuando percibimos que está perdiendo sus propiedades aromáticas, podemos picarlo en trozos más pequeños, lo cual liberará la fragancia que se encuentra aprisionada en el interior; extendiendo de este modo su vida útil.
  • Debe evitarse preparar alimentos en los utensilios que empleamos para realizar nuestro ambientador, pues éste puede liberar sustancias químicas que podrían afectar nuestra salud, al ser ingeridas.

Venga deja una respuesta

Este sitio web utiliza cookies política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies