Conoce la naturaleza de los Fiordos Noruegos

Los europeos, subyugados por el sorprendente paisaje agreste, recorrieron kilómetros y kilómetros noruegos, buscando salmones y truchas para la pesca, cuando fueron sorprendidos ante una eminente revelación de la naturaleza: Los Fiordos Noruegos. Los Fiordos se formaron, hace millones de años, debido a la acción erosiva, bajo el mar, del hielo glaciar. Se originaron valles rocosos o golfos profundos (pueden tener varios centenares de metros de profundidad), largos y angostos, con una entrada de mar, que ha inundado la zona y ha excavado total o parcialmente la montaña. Es así, como la naturaleza creó cuantiosos paisajes de inmensa belleza. Conocerán aquí los Fiordos más exuberantes, aquellos que, una vez vistos, los harán suspirar ante su perfección o subirán su adrenalina, ante los precipicios o abismos, combinados con las caídas de agua que fluyen a través de profundos y estrechos barrancos.

Fiordo Geirangerfjord

El vertical acantilado Geranger, de más de 10 millas de longitud fue, y sigue siendo el más visitado. Contémplelos desde la maravillosa Ornevegen (carretera del Águila), con sus once tirabuzones y curvas, que ponen los pelos de punta. Si se detienen en la curva del Águila, presenciarán la inolvidable vista del fiordo serpenteando a través del valle. En el lugar podrán elegir entre varias atracciones: pesca de salmón, carreras de caballos, rutas de bicicletas, visitas a pueblos y la famosa visita a Jostedalsbreen, el glaciar más grande de Europa, y a las espectaculares cascadas como, Las siete hermanas y El Velo nupcial.

Fiordo Lyse

Es el más meridional de los fiordos noruegos. Está rodeado de abruptas montañas, algunas de más de 1000 metros de altura. Es prolongado, estrecho y profundo. Las vistas más famosas de este fiordo son: El Púlpito, que es un mirador famoso, símbolo de los fiordos noruegos. Ubicado a 600 metros sobre el Fiordo Lyse, y para llegar a él debes caminar un poco más de 2 horas. Se trata de una plataforma perfecta para admirar las corrientes de agua entre las montañas, sin barandas de protección, todo es natural. La otra vista famosa, es la roca situada en el monte Kjerag. Hay una roca de aproximadamente 5 metros cúbicos, encajada en medio de dos montañas, que se convirtió en barrera para no caer al despeñadero y atractivo turístico raro, excitante y hasta divertido para algunos. Encontrarán varios tours que podrán llevarlos a los dos espectaculares lugares.

Fiordo de Hardangerfjord

De los incontables fiordos que crea el entramado costero de Noruega, Hardanger (el fiordo jardín), es considerado el más bonito. Los huertos escalonados de frutales cubren sus fértiles orillas a medida que se extienden 180 kilómetros hacia el interior. Lo principal, que suelen hacer los visitantes, es hacer un crucero por el fiordo con conexión de autobús desde Voso y Bergen. Se visitan varias aldeas, contemplando cascadas, glaciares y desde más lejos el Fiordo Hardangerfjord, es realmente impactante. También pueden optar por el Museo Folklórico de Hardanger, que es una excelente atracción cultural al aire libre y que representa una gama de edificaciones del siglo XIX, para explorar la historia y cultura locales.

Isla de Lofoten

Es un archipiélago de 190 kilómetros al norte del Círculo Polar Ártico, de pequeñas comunidades pesqueras que se sitúan frente a un conmovedor muro de picos cubiertos de nieve (unas formaciones de granito originadas hacen varios miles de millones de años) ha traído a un número creciente de visitantes enamorados de su brisa y sus aguas cristalinas. El sol de medianoche es un fenómeno natural que se produce desde el mes de junio hasta finales de julio, con sus 8 horas de alba permanente que produce una sensación mágica en la isla. La aurora boreal, otro espectáculo natural e impredecible, pueden ser percibidos desde el mes de septiembre hasta abril. Otro sitio turístico sin igual, es el Museo Vikingo Lofotr, donde podrás conocer la vida de los vikingos a través de los vestigios arqueológicos de la época.

En el Fiordo de Alta nos remontaremos a miles de años atrás, a través de conmovedores petroglifos rescatados en 1972, que nos señalan la existencia de culturas pasadas.

Noruega tiene mucho que ofrecer, su gente y su cultura, y sobre todo los prodigiosos paisajes determinados por la madre naturaleza, que es protagonista absoluta.

Venga deja una respuesta

Este sitio web utiliza cookies política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies