Causas para manos hinchadas

En ocasiones puede suceder que nuestras manos se inflamen sin razón aparente, resultándonos molesto y pudiendo llegar a preocuparnos, cuando se presenta de modo recurrente o prolongado. También es común que la inflamación venga acompañada por enrojecimiento de la piel, aumento de su temperatura, hormigueos y dolor al moverlas, cuando la condición alcanza magnitudes importantes. Esta situación puede producirse con mayor regularidad al despertarnos o luego de realizar algunos ejercicios aeróbicos de baja intensidad, pero puede hacerse presente en otros momentos del día. Tras el engrosamiento de nuestras tan necesarias y útiles extremidades, subyacen un conjunto de condiciones de salud, que pueden ser totalmente transitorias o dar indicios de la existencia de patologías de mayor envergadura.

En el lenguaje médico, esta condición se llama “edema” y se produce cuando parte del líquido contenido en los vasos sanguíneos se escapa de éstos y se acumula en los tejidos cercanos, aumentando sus dimensiones. Sin embargo, la acumulación de líquido puede deberse a una extensa variedad de causas, siendo las más comunes, la que se describen a continuación.

Principales causas de la inflamación de manos

Exceso en el consumo de sal

Las dietas ricas en cloruro de sodio (sal común) puede generar la acumulación de líquido en las manos. Esto se produce, pues el cuerpo utiliza dicho compuesto para mantener un nivel adecuado de fluidos en las células. No obstante, cuando su consumo es excesivo, puede incidir en la inflamación de las extremidades. Por eso, se recomienda evitar comidas procesadas que puedan contener altos niveles del compuesto químico y reducir sus cantidades en las preparaciones domésticas.

Problemas circulatorios

El funcionamiento alterado de los capilares de nuestros cuerpos también puede propiciar que se hinchen las manos. Las enfermedades vasculares impiden la adecuada irrigación sanguínea de los tejidos, haciendo que la sangre pueda acumularse en algunos lugares y no llegar a otros en las cantidades requeridas. Esta condición suele tener orígenes genéticos, pero su incidencia puede reducirse drásticamente a través de una dieta balanceada, ejercicio regular, toma de medicamentos, o, si el caso lo amerita, intervenciones quirúrgicas.

Insuficiencia renal

Cuando nuestros riñones pierden su capacidad para filtrar adecuadamente las toxinas y desechos de la sangre, puede generarse hinchazón en las manos. Los especialistas en salud, explican que, al padecer de este tipo de afección, se genera un exceso de líquido en el organismo y aumentan las cantidades de sodio en sangre, lo que puede llevar a que los órganos incrementen sus tamaños. Esto puede ocurrir en los pulmones (edema pulmonar), lo cual, es considerado bastante grave, pero también puede ocurrir en las extremidades.

Si ya se ha constatado la existencia de insuficiencia renal crónica, el paciente deberá ser sometido al procedimiento de diálisis, como medio para filtrar artificialmente las impurezas de la sangre; o ser objeto de un trasplante de riñón. Sin embargo, si se trata de una insuficiencia aguda, puede ser revertida en algunos casos, si se sigue un tratamiento con fármacos y se implementan modificaciones en los patrones alimentarios.

Ejercicio

Motivado al aumento de demanda de energía por parte de los músculos, los vasos capilares de algunas estructuras corporales pueden ensancharse, generando una hinchazón en los mismos. Esto pasa muy a menudo, cuando se realizan ejercicios físicos, más aún si son extenuantes. Si la inflamación se produce a causa de la actividad física, cuando ésta cesa, los tejidos de las extremidades deberían volver a su grosor original poco tiempo después. En este caso, la inflamación es completamente transitoria y reversible. Sin embargo, se recomienda que la intensidad de la práctica deportiva se adecúe a las capacidades de la persona, y que se mantenga una buena hidratación y una alimentación adecuada.

Altas temperaturas

Cuando las temperaturas son muy altas, los vasos capilares pueden dilatarse significativamente, permitiendo que los líquidos salgan de éstos y se depositen en tejidos aledaños, inflamándolos. No obstante, al someter a movimiento las estructuras afectadas, debería disminuir la hinchazón y volver a su estado natural.

Toma de medicamentos específicos

Algunos fármacos pueden incidir en la inflamación de las manos y otras estructuras corporales. Este efecto es muy común en personas que están cursando tratamientos contra la presión arterial alta o diabetes, así como en aquellas que están aplicándose esteroides o utilizando píldoras anticonceptivas.

Importancia de la asesoría médica

Si presentas edemas en manos, pies u otros tejidos, te recomendamos acudir a evaluación médica, pues los profesionales en esta área están capacitados para determinar la causa de la inflamación y recomendarte el curso de acción más adecuado, tomando en consideración los diversos factores que pueden incidir en cada caso particular. De igual modo, te exhortamos a cumplir con el tratamiento que éstos te prescriban y a evitar la automedicación.

Venga deja una respuesta

Este sitio web utiliza cookies política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies