7 formas de mejorar la memoria

Es importante conocer que el cerebro procesa varios tipos de memoria: a corto y largo plazo, fotográfica, olfativa, procedimental, declarativa, por lo que cada una se puede estimular de manera distinta de acuerdo a su naturaleza.

Gracias a la ciencia que ha hecho estos descubrimientos, podemos emplear una serie de atajos para reforzar nuestra memoria y así mejorar su funcionamiento y obtener respuestas rápidas cuando queremos recordar algo en específico.

La memoria es la cuidadora del cerebro, quien está alerta de lo que pasa en nuestra mente, por eso la importancia de cuidarla y mantenerla en buen estado, te describiremos 7 consejos para lograr este objetivo.

  1. Comer chocolate

Si, el chocolate contiene flavonoles que ayudan al mejor desempeño cognitivo, estimulando el aprendizaje y la función de memorizar cosas o situaciones.

El cerebro tiene 5 reacciones cuando se consume chocolate debido a su alto contenido de antioxidantes, optimizando la oxigenación cerebral, es antidepresivo, antiinflamatorio, el organismo percibe un estado de relajación y por supuesto aumenta la memoria a corto plazo.

  1. Hacer ejercicios

Estar activo físicamente tienen muchas bondades, entre ellas, el reforzamiento de lo que se aprende todos los días.

Practicar una disciplina deportiva o simplemente realizar ejercicios repetidas veces hace que el cerebro procese toda esa información y la moldee a otras situaciones que estén relacionadas con emoción, placer y satisfacción.

  1. Tomar nota

Es lo primero que nos enseñan en la escuela, a escribir lo que escuchamos en clases, y es que esta es una técnica de aprendizaje, pero tendrá mayor efectividad si la toma de notas se realiza a mano, no con un ordenador o escribiendo en un blog de notas de un Smartphone.

Al escribir en papel con tu propio puño, el cerebro estará en la necesidad de sintetizar ideas y reorganizar frases o palabras claves que resuman lo expuesto. Esta es la importancia de aplicar esta técnica para afianzar la memoria.

Así que cuando te dispongas a estudiar, asistir a una conferencia o a reorganizar tu agenda de actividades diarias, lo mejor que es que tomes lápiz y papel.

  1. Socializar

Tener amigos y familiares con quien socializar, ayuda mucho a la memoria. Así como también lo es asistir a eventos, fiestas o reuniones que te permitan conocer nuevas personas.

Cada cabeza es un mundo, y es ahí la clave. Todas las personas pasamos por procesos de aprendizajes diferentes, de acuerdo a la experiencia de vida que vamos teniendo y de eso también se aprende. La clave está en el intercambio de información.

Mantén comunicación contante con tus nietos, personas más jóvenes y así sepas las cosas nuevas que existen en el mundo tecnológico, la moda y noticias en general.

Es importante que practiques un hobbie: baile, costura, cocina, redacción de textos, cuidado de las platas o cualquier otra actividad que pueda hacerse en grupo.

  1. Leer

La lectura es el acto de amor más grande que podemos tener con nuestro cerebro, ya que abrimos la ventana, la imaginación, al aprendizaje de experiencia y nuevas palabras, también se reduce considerablemente el estrés.

Leer hace que nuestras neuronas se reactiven y formen campos de conocimientos sobre lo nuevo que se está aprendiendo. Además ayuda a conocer temas que puedan ser discutidos en conversaciones cuando asistas a encuentros con tus amistades.

No existe una diferencia entre los libro físicos y a los electrónicos, en cuanto al beneficio cerebral, ya la elección es de acuerdo a tus gustos y disponibilidad de adquirir algunos para conservarlos en tu biblioteca en los archivos de tu ordenador.

  1. Meditar

Es el estado de relajación al cual se somete el cuerpo a través de pensamientos que generen bienestar, que ayudan a conectar con el lado inconsciente de quien lo practica.

Esto puede convertirse en un hobbie o una práctica  de socialización, ya que la meditación también se realiza en el yoga, donde un instructor dirige un gripo de personas en un espacio abierto, al aire libre, preferiblemente.

  1. Dormir

Las 8 horas completas y una siesta de media hora por las tardes, es un buen ejercicio para descansar y mantener activa la memoria, ya que el cansancio y es estrés apaciguan la capacidad intelectual de las personas.

Venga deja una respuesta

Este sitio web utiliza cookies política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies