10 lugares imprescindibles que visitar en Viena.

En Viena, la capital de Austria, tiene un sin fin de lugares imprescindibles que visitar, ya que cuenta con  enormes palacios, edificios y monumentos, parques majestuosos, museos y siempre presentan grandes conciertos de música clásica.

Asimismo, Viena encabeza la lista de la ciudad con mejor calidad de vida todos los años y se debe a que es considerada una ciudad limpia, segura y con buenos servicios.

Por tal motivo, en esta oportunidad realizaremos una pequeña lista, de los 10 lugares imprescindibles que visitar en Viena, pero sin duda existen más sitios sorprendentes en la capital de Austria, que nos obligará a escribir una extensión de la siguiente nota.

10 lugares imprescindibles que visitar en Viena

Palacio Hofburg

El Palacio Hofburg, es el más antiguo de todos los palacios de la zona, ya que tiene más de 600 años y fue el lugar de residencia de los Habsburgo, así como de los emperadores de Austria-Hungría y Austria.

El palacio es enorme, debido a que cuenta con 2600 estancias divididas en 12 edificios, entre las cuales podrás conocer las habitaciones imperiales, las oficinas del presidente del país, el Museo de Sisi, una iglesia, la Biblioteca Nacional Austriaca, la Escuela de Invierno de Equitación, entre otros.

Uno de las estancias más sorprendentes dentro del Palacio de Hofburg es la Schatzkammer, en español “la Cámara del Tesoro”, la cual posee 21 salas llenas de tesoros. Se trata de piezas que guardó la familia real por siglos. Se pueden ver desde las joyas de la corona, hasta los tesoros de María de Borgoña, o las insignias del Sacro Imperio Romano Germánico.

Actualmente, el Palacio de Hofburg es uno de los lugares imprescindibles que visitar en Viena, por ser una reliquia arquitectónica e histórica de la república austriaca, que ameritará destinar varios días para hacer un recorrido completo y con ello disfrutar al máximo de la visita.

Palacio de Schönbrunn.

El Palacio de Schönbrunn, fue la residencia de verano de la famosa Sissí Emperatriz y tiene 1441 habitaciones, aunque sólo 45 están abiertas para visitas. En el recorrido te explicaran, los sucesos más importantes que tuvieron lugar en esa época.

Dentro de los espacios más interesantes del Palacio encontrarás, la Gran Galería (usado para hacer los banquetes imperiales), el Salón Chino Circular (para las conversaciones privadas de María Teresa con su canciller), el Salón del Desayuno (destinado para tomar la primera comida del día) o el Salón Chino Azul (lugar en que Carlos I en 1918 presentó su renuncia).

De igual modo, el complejo está rodeado por un parque el cual los turistas pueden visitar. En dicho parque podrás disfrutar, de enormes y hermosos jardines, en los que destacan las vistas desde la glorieta, las ruinas romanas falsas y un bonito jardín laberinto.

Es por ello que el Palacio de Schönbrunn, es uno de los lugares imprescindibles que visitar en Viena, ya que con sus lujosos salones y enormes habitaciones de la antigua familia imperial, te harán sentir parte de la realeza.

Palacio Belvedere.

El Palacio Belvedere, fue el palacio de verano del Príncipe Eugenio de Saboya y destaca por sus bonitos jardines de tres niveles con grandes fuentes.

Este palacio de estilo barroco está compuesto por dos edificios, el Alto Belvedere y el Bajo Belvedere; y sus jardines el Alto o Superior Belvedere, se han convertido en museo que alberga obras maestras como «El Beso» de Gustav Klimt.

Catedral de San Esteban.

La Catedral de San Esteban, situada en la céntrica Plaza de San Esteban, es mejor conocida por los locales como Stephansdom. Es el edificio religioso más importante de Viena, por su impresionante arquitectura y por ser el lugar en donde se celebró tanto la boda como el funeral del genio Mozart y el cementerio de gran parte de la Casa de Hasburgo.

La construcción de la Catedral inició en el siglo XIV y destaca actualmente por su estilo gótico, sus tejados de colores, sus dos torres y la gran aguja en su exterior. Con 137 metros de altura, esta catedral posee, tres naves en su interior y una infinidad de capillas en los laterales, dentro de las cuales podrás contemplar, la imagen del Cristo crucificado, las Catacumbas, la Campana Pummerin y el Púlpito de Pilgram.

Por lo que no puedes perderte la Catedral de San Esteban, ya que su historia y su particular arquitectura la hace ser uno de los monumentos más interesantes de Viena.

Ópera de Viena.

El Teatro de la Ópera de Viena conocido como la Staatsoper, es el lugar más significativo de la vida musical de Viena y es un gran atractivo en el mundo musical.

Ello se debe en gran parte a que, la Ópera Estatal de Viena se presenta en éste teatro, siendo una de las compañías con más prestigio a nivel mundial.

El edificio tiene una arquitectura renacentista y cuenta con una capacidad para 2.800 personas. El recorrido al recinto, únicamente se pueden hacer, mediante visitas guiadas que se organizan en grupos y por idiomas.

Las entradas a la ópera son muy accesibles, por lo que podrás disfrutar de cualquier evento, sin preocuparte por quedar en banca rota.

Biblioteca Nacional Austriaca

La biblioteca es de estilo barroco del siglo XVIII situada junto al Palacio Hofburg, contiene más de 8 millones de documentos, entre libros antiguos, mapas y papiros de la Casa de Habsburgo.

Rodeada de altas estanterías de madera llenas de libros y también sus estatuas, frescos y globos terráqueos antiguos. Sin duda es uno de los lugares que visitar en Viena, ya que es una de las bibliotecas más bonitas del mundo.

Stadtpark.

El Stadtpark es un parque muy popular abierto en 1862 y es otro de los lugares imprescindibles que visitar en Viena. En el parque podrás disfrutar de esculturas de artistas famosos, entre las cuales destaca el monumento dorado a Johan-Strauss, un rincón que te recomendamos no perderte.

Prater

El Wiener Prater es el parque de atracciones más antiguo del mundo y era utilizado como coto de caza en el año 1766 y a partir de 1895 se abrió al público.

La Noria Gigante es el símbolo que representan a la ciudad y tiene 60 metros de altura. Actualmente es orgullo nacional, ya que ha sobrevivido tanto a guerras como catástrofes naturales. También, es una de las atracciones que te brinda una vista impresionante del parque y de Viena.

Una de las ventajas de entrar al parque de atracciones, es que su acceso es gratuito. Además, hay varios puestos de comida callejera donde se puede comer con poco presupuesto. Pero si quieres disfrutar de una cena sin igual, puedes ir dentro de su famosa noria.

Ringstrasse

La Ringstrasse es la avenida circular más importante de Viena, la cual cuenta con más de 5 kilómetros y tiene muchos de los edificios y monumentos impresionantes (la Ópera, la Bolsa, el Parlamento, el Museo de Bellas Artes, Museo de Historia Natural o el Palacio del Hofburg). El recorrido en la avenida Ringstrasse se puede hacer, a pie o en tranvía.

En este lugar es donde se encontraba la antigua muralla que protegía a la ciudad, hasta que en el año 1850 la ciudad creció y se establecieron barrios en el exterior de la muralla. En 1857 la misma necesidad de agrandar los espacios hizo que se fuera derribando la muralla, dándole más espacio a la ciudad, sustituyendo dicha muralla por el bulevar Ringstrasse.

Sin duda, en Ringstrasse se encuentran la mayoría de los atractivos y puntos más importantes turísticos de Viena, lo que hace esta avenida un lugar imprescindible que visitar en Viena.

Hundertwasserhaus.

Es un conjunto residencial, conformado por 50 viviendas públicas de tipo apartamentos o pisos y cuatro locales comerciales, 16 terrazas individuales más 3 terrazas ajardinadas comunitarias dan color al distrito.

Hundertwasserhaus, es considerado parte del patrimonio cultural austriaco y sus edificios tienen la particularidad de ser asimétricos y coloridos, con suelos ondulados y en el interior de las habitaciones crecen árboles y sus ramas salen por las ventanas. Todo lo cual logra, dar un giro a lo clásico y convencional.

Este conjunto residencial, únicamente se puede apreciar desde afuera. Ello así, te recomendamos tomar un crucero por el Danubio para disfrutar de una panorámica vista de Hundertwasserhaus y recrearse con las fachadas de los edificios. Lo que sin duda convierte al conjunto residencial, en uno de los lugares más sorprendentes que visitar en Viena.

Conclusión.

En efecto, con los 10 lugares imprescindibles que visitar en Viena, que te hemos recomendado, puedes observar, que la capital de Austria lo tiene todo, desde palacios, museos, catedrales y parques de atracciones, lo que la convierte en un gran atractivo turístico.

Ello así, te invitamos a conocer la ciudad considerada como una de las más bonitas de Europa Central, limpia y segura, por lo que te aseguramos que con su variedad de atractivos históricos, arquitectónicos, musicales y culturales, la pasarás genial y nunca te aburrirás. ¡Guste reise!

 

Venga deja una respuesta

Este sitio web utiliza cookies política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies